Nuestra Historia

 

Pasión por el queso

La empresa familiar St. Paul fue fundada en 1985 por Dieter y Margo Kuijl (hermano y hermana). ¡En esta familia emprendedora, la pasión por el queso se remonta por lo menos a 8 generaciones atrás!

Después de haber estado activo en el sector minorista durante varios años, el enfoque se desplazó hacia el mercado B2B en los años noventa. Aquí fue donde se originó la necesidad de productos de queso fundido de uso funcional y una vida útil más larga. St. Paul actuó de acuerdo con esto, y creó con este objetivo una innovadora línea de productos que diera respuesta a las nuevas necesidades.

Satisfacer las necesidades de la industria alimentaria

En ese tiempo, el queso fundido era principalmente comercializado por los fabricantes de queso como un producto para untar. Sin embargo, St. Paul se concentró en la fabricación de productos queseros con los que se puede reemplazar una parte del componente lácteo animal con una variante vegetal. Esto creó muchísimas oportunidades para satisfacer las necesidades de la industria alimentaria.

Hasta el día de hoy, la pasión por el queso y el espíritu empresarial siguen siendo muy importantes: St. Paul se ha convertido en líder del mercado europeo, con clientes en todo el mundo. Con una amplia gama de quesos termizados y productos queseros (veganos), pueden satisfacerse prácticamente todas las necesidades de los clientes.

 

You look for solutions? We have one.... Or we create one!

 

 

Share to Facebook Share to Twitter Share to LinkedIn